domingo, 23 de noviembre de 2014

Sobre el infame ataque a Íñigo Errejón (Apuntes sobre el Populismo, 14)

(Como casi todas las entradas de esta serie, ésta también es recopilación de comentarios hechos en Facebook).

  • Si naces para martillo, del cielo te caen los clavos. Pero, por favor, si están ardiendo, sociatas míos, tened un poquito de dignidad y no os cojáis a ellos. Con estas declaraciones del sujeto éste, el tal Heredia -yo ni lo conozco, ni lo quiero conocer- muestra tener un rostro a prueba de cinceles. Tienen un secretario general que se hizo el sueco con las tarjetas black de Bankia y va se meten con Errejón porque tiene un contratito de investigador en la Universidad. ¿Contamos cuántos chupópteros de estos del Psoe vienen campando por la universidad, contratito por aquí contratito por allá, transferencia de conocimiento por aquí, confererencia de transimiento por allá? Hay que ser trepa y poca cosa para cogerse así a una información de libelos de extrema derecha. Voy a decir lo que pienso de los profesionales del Psoe de forma definitiva: son y han sido unos vagos de mierda. Si hubieran hecho su trabajo en vez de dedicarse a ver si el PP los invitaba a un carajilo y a un puro, y a dormir la siesta mientras España se llena de miseria, desahucios y niños hambrientos, tal vez el pobre Errejón se hubiera podido dedicar a la investigación, que es lo que le gusta. Y otros miles de universitarios muy brillantes, conozco personalmente unos cuantos que están poniendo burguers gracias a Zapatero y Rajoy, también. Esto es lo más indigno que he leído en tiempo. Y me atrevo a formular una petición general: usemos la palabra caspa, que casta nos la ha hecho olvidar y sigue siendo un término muy necesario y conveniente en la política española. Después del infame pacto de ocultación del PPSOE sobre los gastos de los diputados, ¿cómo os atrevéis a criticar a personas decentes, maldita escoria monárquica?

  • Cualquier día nos encontraremos un titular del tipo: PP, PSOE E IU EXIGEN A PODEMOS QUE DEVUELVA LOS VOTOS ROBADOS. Al tiempo. Me sabe mal por IU, que ha sido mi opción de voto los últimos años, pero es lo que hay....
 
  • Leo en algunos muros de gente del PP y del PSOE que han pillao a Podemos con el carrito del helao. Están eufóricos: “¡ya os decíamos que no os fiarais, os han estado engañando, son tan corruptos como nosotros!!!” En fin, no es eso lo que me preocupa. Hay un odio tremendo a Podemos, en parte porque a la casta les da mucho miedo y en parte porque a ello han conducido ciertas estrategias hooliganescas de la cúpula dirigente desde hace un año, pretendiendo una especie de conciliación ecuménica con sus "no somos de derechas ni de izquierdas", y creyendo que con un par de mítines y tres tertulias iban a desbaratar las dos “comunidades de goce” (http://goo.gl/IcOeOq 49 y ss.) que llevan un siglo estructurando el campo político español, ya estaba todo ganado. Desgraciadamente, si entras en el campo populista del amor, inevitablemente atraes el odio visceral, puesto que ambos afectos se hallan en una relación moebiana. Y hay mucha gente anclada en esas "comunidades gozantes" que antes morirían que desvincularse de su identificación a sus líderes, siglas, equipos de fútbol, etc. Era previsible y de ahí viene lo de ‪#‎SuOdioNuestraSonrisa‬.
    Pero a mí de los ataques a Íñigo Errejón, sobre todo por parte del Psoe me preocupa otro subtexto que parece no estar teniéndose en cuenta: la concepción terriblemente neoliberal que muestran los sociatas (este término nació hace 30 años para nombrar a los traidores usurpadores de una bella palabra como socialista, pero que mostraron ser más (neo)liberales que nadie) de las relaciones laborales primero y de la Universidad después. Deberías haber estado en tu sillita, investigador de mierda, que vives del dinero público. Miren, cualquier persona que esté en la universidad debería rebelarse ante esta campaña orquestada por la extrema derecha mediática y coreada por los burócratas del bipartidismo en general. Implica una concepción de la universidad instrumentalizada por el mercado, sometida a criterios fordistas y tayloristas, brutalmente enemiga del conocimiento y de su independencia.
    Yo trabajé muchos años en la administración y he visto cargos a dedo del PP y del PSOE que si pasaban por el despacho ese día era porque se aburrían mucho. Todo el día en infames politiqueos partidarios o en asuntos propios de dudosa índole, mientras los curritos sacábamos las cosas adelante y nos partíamos la cara frente a los ciudadanos, descontentos muchas veces con razón. Eso sí, si trabajas en la universidad, despachito y cabeza gacha. Cero vocación, 100% de infame sometimiento a los intereses empresariales capitalistas que son los que más han corrompido esta institución y que están destrozando la vida de los estudiantes, que se nos quejan a los profesores: lo sentimos, obedecemos al PP y al PSOE que son los que han hecho estas leyes que pretenden convertir a la Universidad en una fábrica de esclavos extremadamente eficientes y cero pensantes, tanto como vosotros. Es la ley.
    Pero ahí están. No pueden soportarlo. No tienen vergüenza. Preocupadísimos con el carrito del helao de Errejón mientras trabajan con denuedo para las multinacionales del polo. El mantecao lleva muchos años en otro sitio. Basta ya de demagogias.