sábado, 28 de junio de 2014

Ahora sí



Escribir algunos versos
Para confutar el vacío.
Es más ético drogarse
Sin límite,
Sin perdón
Sin hacer genuflexión
Alguna
Ante la conciencia,
Tan poco generosa.

Drogarse
Hasta más allá de la muerte
Circunvalando
Hipnotizado,
La órbita de  la última
Célula
Digna del carbono.

Aunque la nada
Duela inmensa
Su sinsabor de boca vacía,
Su obstinación de pregunta,
Su mala cara
De pez sucio,
Su vergüenza
De roca dura.

Drogarse
Sí drogarse
Como regocija con su sentido
El martirio,
Como el protocolo acuna
Las vigilias.

Como un dios
Avaro y monocorde,
Como la respuesta
Que todo merece.

Ahí sí
Está el amor.
Con su mueca de fantoche herido,
Y su calor de nuca rugosa.
Más vale.

Pues operar
Con paciencia.

Sajar la lengua
Con el filo
Líquido de un himno.

Con la luz.
Boscosa de todas
Las sabidurías.
Tan blandas.
Como una oblea masticada
por el demonio.