martes, 13 de mayo de 2014

Els madrilenys prepotents i feixistes de cor, la plaga d'Espanya.

Esto lo escribí anoche en mi Facebook, y esta mañana añado esta explicación:

Siento a quien pueda leer esto y molestarse. Pero ayer, en una conversación en mi muro sobre un tema valenciano, una persona, con toda lógica, pegó de una publicación satírica un fragmento en valenciano. Me ofrecí a traducírselo, entre risas, porque era una cosa muy divertida, a la única persona de Madrid que estaba en la conversación. Y me contestó esto:

"La verdad es que podría hacer el esfuerzo por entenderlo pero es que no me da la gana, porque lo más seguro que a este le hubiera costado menos aun escribirlo en castellano dado que toda la conversación es así. A mí por ejemplo en una conversación en inglés no se me ocurre hablar en castellano, a no ser que no sepa inglés. Pero bueno, mi educación es así. Y como en principio no voy a dudar de la educación de los demás pensaré que quizás no se ha dado cuenta por la costumbre, lo cual es comprensible."

Repugnantemente fascista, el tonillo condescendiente. Hala, a votar a UPyD porque "la buena educación" como repugnante argumento fascio-centralista es algo que me asquea. No me preocupa que se puedan ofender, porque como no lo entienden... Insisto, en el muro todos éramos valencianos menos esa persona y como en todos los lugares civilizados y más cuando tenemos la suerte y la riqueza de hablar dos lenguas, pasamos de una a la otra con fluidez y naturalidad. Lo mismo pasa en Catalunya o en Galicia. Yo he estado en un tribunal de tesis en Santiago de Compostela donde todo el mundo hablaba en gallego, tanto durante el acto académico como durante la celebración de después, excepto los dos valencianos miembros de tribunal, que nos sentimos perfectamente agradecidos por la naturalidad del resto y la gran cortesía con supieron integrarnos y respetar que habláramos en castellano. Supongo que es más difícil en Euskadi, simprelmente porque las dos lenguas son muy distintas entre sí.

Algunos parecen no haberse enterado que en buena parte de la península se habla su lengua porque fue impuesta a sangre, fuego y patíbulo. Y que la gente habla su propia lengua, no para molestarles, sino porque es la suya. Insisto, este españolismo, especialmente naturalizado y enraizado en la cutre chulería prepotente del paleto capitalino, es el peor obstáculo para que España deje de ser un agujero negro de la democracia. No me preocupa que lo lea la persona que puso el comentario, porque, claro, al ver la primera línea en valenciano, no va a seguir leyendo porque no lo va a entender.

En estos casos, siempre me viene aquello de mi adorado Muhammad Ali cuando no quiso ir a la guerra de Vietnam: "A mí ningún Vietcong me ha llamado sucio negro" Luego se extrañan de que Catalunya quiera independizarse. Lo que a mí me parece raro es que no queramos irnos todos los demás.  Estoy muy harto de ser racional y ponderado con estas actitudes fascistas. Es como si a un negro o a un gitano o a un judío o a un indígena americano se le dijera "no ve usted que no ser blanco cuando hay un blanco en la reunión es de mala educación". Claro que es una barbaridad, pero contesta a otra barbaridad que ellos hacen pasar por "sentido común". Hacer pasar por sentido común y "buen pensamiento" sus atrocidades es la estrategia típica de cualquier fascismo.

No podrá haber un proceso constituyente en el Estado Español sin cuestionar radicalmente el estatuto de Madrid en la articulación del Estado. Uno de los grandísimos lastres que arrastra la del 78 -tanto como el haberle dado al ejército el papel de garante de la unidad de la patria- es haber constituido a Madrid como capital de España y como Comunidad Autónoma, a la vez. Esto ha sido una fuente enorme de disimetría y subordinación política, económica y cultural del resto de España. Ocho apellidos vascos puede ser una peliculilla más o menos intrascendente. Pero al menos tiene un valor: muestra que una vasca y un andaluz pueden entenderse y amarse siempre que Madrid no se meta por el medio. Ya sé que Martínez Lázaro es madrileño. Pero no he dicho "un madrileño", he dicho Madrid.

Yo tengo muchos amigos madrileños y a lo mejor alguno puede sentirse ofendido.Acepto el riesgo, por esta vez, porque así sabrán lo que sentimos muchos cuando vienen a nuestras tierras sus "gatos" paletos con su prepontencia característica. Y sé que lo corro, ese riesgo. Pero lo que hace esta gente, que no representa a todos los madrileños ni mucho menos, duele. Es un insulto intolerable exigir que se hable en castellano cuando todos los que estábamos en la conversación éramos valencianos y no tenemos problema en pasar de una lengua a otra con total cortesía. La respuesta fue, nada menos, que cuando yo, imbécil de mí, me ofrecí a traducírselo. Pura grosería. Miguel Ángel Rodríguez o Isabel Durán estarían orgullosos.


Es muy difícil que veamos una 3ª República Española si Madrid ha de ser su capital.

(En este vídeo se ve como nunca esta posición de los centralistas españoles
 Directamente relacionada con esta entrada, están estas otras dos: 
Una preguntita ingenua sobre el ataque al régimen del 78 y el resurgimiento del centralismo. 
Catalán, gallego y euskera son idiomas inútiles.)