viernes, 7 de marzo de 2014

El relato era mentira pero la narración era verdad: Jordi Évole y el teorema de Fox Mulder (II)

Hasta ahora hemos sostenido que, al menos en su vertiente imaginaria (lo que uno cree que es como audiencia y con quién supone estar compartiendo la emisión) el espectador-tipo de Salvados es un decidido progresista e izquierdista. ¿Pero, nadie se ha dado cuenta de que, con la excusa de que los Borbón se han ganado en los últimos años fama de corruptos y de ello se extrae tranquilamente la deducción de que la transición española fue un vil y sucio apaño, los que se tragaron la trolilla de Évole estaban perfectamente dispuestos a creer que todos los políticos, incluidos los que tenían años de muy dura lucha antifranquista a sus espaldas, eran unos farsantes y que Miláns y Armada eran unos héroes de la patria, dispuestos a ir a la cárcel y sacrificar sus carreras, y Tejero un honestísimo e ingenuo pardillo? ¿De verdad alguien puede creer que en una trama semejante podía no haber participado de forma destacada la banca y la gran empresa y que se podía llevar a cabo con una componenda entre políticos y periodistas con la mínima colaboración de tres o cuatro militares y un director de cine? ¿Creer eso es de izquierdas o de derechas?

Podéis seguir leyendo aquí....


(Podéis acceder a la primera parte aquí)