jueves, 9 de octubre de 2014

Podemos, Catalunya, el ébola.... (Apuntes sobre el Populismo, 6)

Varias cosas que he ido apuntando por Facebook últimamente.
  • Las sinergias y las luchas hegemónicas no se producen a través del racionalismo kantiano biempensante, sino por medio de estrategias antagónicas construídas a través de significantes vacíos, que no son sino significantes particulares que han perdido su significado para agrupar a su alrededor demandas heterogéneas. Excalibur es un significante vacío. Y es al revés, no es que Excalibur sea una maniobra de distracción para que no pensemos en "lo importante". Es que muy poca gente se hubiera preocupado de Excalibur, si fuera sólo un perrete. La muerte de Excalibur ha pasado a significar el desatre de caos, corrupción y superstición oficial que el PP representa. El animalismo en general está haciendo esa función en la actual lucha política. El toro de la Vega también es mucho más que el toro de la Vega: es la representación condensada de machismo, fascismo y bestialidad insensible del españolismo totalitario y del PP. Repito la frase de una amiga que he recogido antes en mi muro: BASTA DE ORDENAR MORALMENTE LOS ASUNTOS QUE INDIGNAN A LA GENTE. Es la mejor lección de teoría política que he leído en los últimos tiempos.
  • Expresiones como "ruido asambleario antiguo" son muy ofensivas para la gente. Parece que los poltitólogos estáis empeñados en que la gente que se reúne en los círculos son viejos estalinistas o anarquistas. No. Son gente, la mayoría que jamás ha estado en política y que sólo Podemos ha activado. Muchos de ellos parecen muy torpes porque en su vida han estado en una asamblea antes de acercarse a Podemos. Me temo que los politólogos, con vuestros axiomas podéis acabar ocupando el lugar sacerdotal de los economistas de la casta sancionando qué es lo viejo o qué es lo nuevo. La gente preocupada por la política en muchos casos por primera vez en su vida (anda que eso no es nuevo) no quiere figurar ni colocar a sus amigos en el aparato o en las listas. Lo quieren es controlar el proceso para que no les vuelvan a dar gato por liebre. Yo creo que si en vez de ir de célula maquiavélico-leninista en célula maquiavélico-leninista y de despachito de colega universitario en despachito universitario bajarais de vez en cuando a la calle os darías que cuenta que lo nuevo está ahí y no en las ecuaciones retóricogeneralistas de pizarra. La gente lo que quiere es evitar que la quienes elijan para representarlos vuelvan a engañarlos como han hecho siempre los partidos de la "casta". Y que si eso es así, ellos controlen el feedback, y no verse una vez más resignados a la impotencia y a esperar a ver si dentro de cuatro años hay más suerte. ¿Cómo se hace eso? Muy difícil. Pero los politólogos universitarios no tenéis la respuesta, como Guindos no la tiene para "arreglar la economía".”
  • A la gente de mi barrio le hablas de Izquierda Anticapitalista y te contestan, "¿lo cualo?" No ven en Podemos familias y corrientes. Ven la esperanza de una Política de ellos. Coño, claro que entiendo tu posición. Anda que no me han bloqueado estalinistas en las redes sociales. Pero si esa voz existe, hagamos un esfuerzo por escucharla, no por enclaustrarla la categoría enunciativo de "lo viejo" para descalificarla. Es un truco tertuliano que no puedo compartir. Sólo falta ir a un círculo local de Podemos coger el megáfono y gritar estilo Inda: "Repetid conmigo ¡El asamblearismo es lo viejo!" Estoy completamente de acuerdo contigo, insisto, mi crítica es a los comentarios despectivos de RVV y a su extraña pasión por lo que el llama nuevo y por llamar viejo a todo lo que discrepa. El otro día dijo en su muro que si tienes más de 50 años lo que tienes que hacer es buscar una terapia y no dedicarte a la política. Me parece muy fuerte y le hace muy poco favor al discurso de Podemos. 
  • Las encuestas son un aceptable instrumento si son auxiliares del análisis político. Cuando lo encierran y lo aprisionan, es decir, lo que suele pasar siempre que pensamos la política apresada en la comunicación como campo único de enunciación, han sido históricamente el gran instrumento de perpetuación del capitalismo. El cuantitavismo es siempre neoliberal. Concibe la política como parte parte del sector empresarial de la comunicación y acaba coagulando toda posible iniciativa popular porque convierte al pueblo en electorado. Vamos lo que ha hecho la llamada "casta" toda la vida. Es mi opinión.
  • Leo a un politólogo que acaba de descubrir el huevo de Colón, en perfecto presente atemporal: "La inteligencia colectiva la construyen/constituyen esas grandes mayorías que son las que hacen/mueven la Historia, y no precisamente una cualquiera peuqeña parte del cuerpo social que se crea ser la Inteligencia-Colectiva condensada por obra de no se sabe que clase de santos o dioses en las Vanguardias" Hay gente trabajando años en mediología, comunicología, análisis del dicurso, etc. sobre qué pueda ser eso de la inteligencia colectiva, de la nética, del comunismo epistémico, del activismo en las redes, de las formas de creación artística cooperativa (de los i-docs o de la Internet de las cosas) para que ahora todo se soluciones con una parrafada dogmática. El presente atemporal: Metafísica pura. Cómo sabes eso? Cómo lo has investigado? Cuál es el marco teórico desde el que operas? Por favor, un respeto. El autismo politológico me parece el gran peligro para la unidad popular. Somos muchos los que no damos crédito. Cero diálogo, cero intercambio con otras disciplinas, cero acercamiento a los trabajadores del arte, del pensamiento y de la cultura.
  • El problema es que en muchas ocasiones, veo enquistado en Podemos un problema familiar grave. Hay gente que lleva viéndose años en las manis y los tugurios y señalando al de al lado: ése es de Izquierda Anticapitalista, ése es trostkista, ése es IU, ése de no sé qué. Que no, que el asunto se os hay ido de las manos. Que la aparición mediática de Pablo Iglesias ha hecho que ahora esté en el proceso mucha peña que no estaba en vuestros cenáculos cuando ibáis cuatro a protestar por lo que fuera.
  •  Mis mayores críticas a Podemos son y van a seguir siendo sobre su presencia mediática. Yo no soy politólogo pero llevo más de un cuarto de siglo estudiando los medios de comunicación. Y te pregunto honestamente ¿no coincides conmigo en que muchos de los problemas que tenemos entre nosotros es porque nuestra comunicación interna está claramente modelizada por el paradigma tertuliano, que es el medio que eligió Pablo Iglesias para darse a conocer?
  • Qué brutos los africanos ‪#‎VAMOSAMORIRTODOS‬ por querer salvar a uno sus hechiceros antes que priorizar la salud pública. Ah, no espera...
  • No hay nada más reaccionario que la simpleza ni nada más subversivo que la contemplación de la complejidad.
  • ¿Qué ideología? La ideología de un cineasta está en sus películas. Como persona civil y en su tiempo libre, me la suda lo que haga. El cine de Clint Eastwood tiene muy poquito de conservador.
  • El problema de los valencianos es España, no lo dudes. Y en este contexto que ni madrileños ni barceloneses suelen entender, criticar a Catalunya es no ya una pérdida de tiempo gloriosa, sino hacer el trabajo que el PP lleva haciendo 30 años. 
  • Cuando muchos hablamos de España no lo estamos haciendo de un pueblo o de una nación, sino de una idea literalmente malparida (mal alumbrada, si lo prefieres) que ha sido utilizada por una casta para controlar a un territorio heterogéneo y a su población. Yo soy muy crítico con el nacionalismo catalán hegemónico por dos cosas: 1) Ha decidido ser catalanista y no pancatalanista; nos ha dejado fuera a valencianos e "illencs" respondiendo a las miras estrechas de la burguesía catalana; 2) Ha contribuido enormemente a sostener la idea de España como país y no como Estado porque le convenía un enemigo imaginario para fomentar el victimismo como arma ideológica.
  • Si hablar en catalán no se considerara como una especie de falta de urbanidad (como tirarse pedos o escupir) en Madrid, nunca hubiera habido proceso soberanista, porque nadie en Catalunya hubiera tenido que sentir que la cláusula "la soberanía reside en el pueblo español" les excluía. 
  • El único soberanismo que me asusta y me resulta aplastante es el del españolismo monárquico. Tiene narices que se llame "soberanistas" a los catalanes y que el soberanismo monárquico español pase por sentido común y legalidad democrática. Como mínimo tan nacionalista y soberanista es el uno como el otro. A nadie se le impide hablar en castellano en el parlamento catalán y sí hablar en catalán en el parlamento español. ¿Qué nacionalismo es más excluyente?
  • Esta mañana he mantenido una pequeña discusión con alguien de Podemos porque decía que era mucha la confusión que suponía tantos borradores organizativos y se quejaba literalmente de que eso era por "El problema de abrir la ventana de oportunidad a la multitud es que una parte de esta se presenta confundiendo churras con merinas"
    Le he contestado que esa multitud estaba haciendo un trabajo ímprobo por extender Podemos por los barrios. Él me ha dicho que mi argumento era era falaz y que se fundamentaba en el ideologema de que Podemos era un "partido de abnegados militantes". Concretamente: " ese es el éxito de Podemos: desbordar los imaginarios de las militancias igualitaristas abriendo los círculos a la sociedad por medio de comprender la asimetra de las condiciones materiales de la participación ...y no expandiendo círculos como si de evangelizar a la sociedad se tratase, tal y como se deduce de tu discurso"
    Ésta ha sido mi respuesta:

    A ver. Tengo 52 años. La última vez que militié en un "partido" (realmente en su organización juvenil) fue hace 35. Era un partido marxista-leninista extremo. Salí corriendo con 17 años y en la vida he vuelto a acercarme a un partido porque no hay nada más lejano de mi manera de entender la política que la pulsión evangélico-burocrática. Vuelvo a implicarme en la política activa en Podemos porque veo algo completamente distinto. No son esos militantes, precisamente, los que hablan de leninismo mediático (yo no tengo imaginación para invetarme tal oxímoron, o sea que no es mío) sino el núcleo promotor. La idea de una dicotomía Internet-fuera está lejísimos de mi planteamiento. No estoy defendiendo un bucólico-pastoril "baja a la calle" que allí está la verdad. La verdad está en la complejidad de todas sus voces, que tú has llamado "Los caminos de la multitud no es que sean insondables, es que son infinitos y por eso no hay cartografía que de cuenta de ellos". El problema es que la cartografía tal vez sea índice de una ideología muy caduca (buscar indicadores al estilo del CIS). No soy politógo. Pero me lastima cada vez que alguien me esgrime la retórica hegemónica-gramci-laclauiana como si fuera un pensamiento completo y cerrado. Si pensamos que Podemos se rige por un pensamiento cerrado y acabado, trasladable por cauces mediáticos sin ningún tipo de debate, bueno, simplemente, Podemos se hace innecesario. El mal de la política en el entorno parlamentario neoliberal ha sido considerar la comunicación como campo único de enunciación. Eso nos lleva al leninismo mediático y al populismo elitista (dos pedazo de oxímora, de cuidado). Laclau, Gramsci o Marx son grandes instrumentos para pensar la realidad, pero no sólo en la estrategia, también en la polítca. Pero considerar que su pensamiento está completo es lo mismo que considerar que está acabado. Es construir dogmas e ideologemas. Estos borradores no son más que los de gente entusiasmada por sumar su voz a la voz de la unidad popular. Son la expresión de un deseo. Los círculos no son células leninistas, son un instrumento para articular voces y acciones en unos espacios, territoriales o sectoriales, donde el paradigma asociativo vecinal, activista, ciudadanista, onegístico, sindical está terminado. No los desprecies, por favor. Son una real apertura a la sociedad y a la unidad popular porque en muchos lugares no hay otro tipo de articulación popular y esos círculos la están construyendo.
    Sólo una cosita más: por favor, somos colegas y supongo que compañeros, no me trates con condescendencia ni deduzcas mi posición de un párrafo. Confinar la enunciación del otro para descalificarlo (me ha hecho gracia que me digas que soy del PCE ) no es juego limpio. Encantado de debatir contigo. Pero soy tan de Podemos como tú hasta que alguien pretenda hacer de ello un coto cerrado con pura vocación electotal (normalmente a eso se le llama casta) y nos eche a uno de los dos. Confiemos en que eso no pase y podamos seguir debatiendo y aprendiendo en común mucho tiempo. De momento, a mí no me asusta la anarquía hermenéutica (en expresión de Vattimo y Zabala). Es una muestra irrefutable de vitalidad popular. Te acabo con una cita de Lacan, que resume todo lo dicho mejor que yo lo podría expresar en años: "Un discurso es siempre adormecedor, salvo cuando uno no lo comprende — entonces despierta" No necesitamos cartografías, sino interpretación. Ningún aparato ni ninguna jerga politológica o burocrática nos puede sustituir como sujetos.
  • El anticapitalismo puede adolecer de varias enfermedades.
    • El estalinismo es la enfermedad prenatal del anticapitalismo.
    • El programismo es su enfermedad infantil.
    • La socialdemocracia, un agravamiento perimortem.
    • Si se decide usar el populismo como remedio, adelante; pero, por favor, léanse las instrucciones de uso, y posibles interacciones y efectos secundarios.