lunes, 19 de diciembre de 2016

La burocracia contra la democracia (Apuntes sobre Vistalegre II, 3)


 (Aquí el enlace a todas las entradas de esta serie: Apuntes sobre Vistalegre II.)

Vuelven a ser comentarios compartidos en redes sociales. Me gusta mantenerlos así, con su peculiar aroma enunciativo y no reorganizarlos en un textos pretendidamente coherente. Resuenan de otra manera con su polemos particular. Sigo el orden cronológico lineal y no el inverso (digital), porque, si hubiere una lógica, creo que será más fácil captarla así.
  • Sobre esto de seguir juntos aunque discrepemos, etc. Yo he sido siempre de la opinión de que uno de los más grandes lastres de la vieja izquierda ha sido la fidelidad servil de los militantes a las siglas.
    Ello ha hecho posible que donde la razón, la convicción y la honestidad intelectual y moral -es decir, la alegría de militar- han desaparecido, el miedo (a la soledad) y el odio (a todo lo exterior a la propia organización) hayan sido la única argamasa del gregarismo institucional. Vamos que no paro de ver novedades en las propuestas de la ahora bifronte cúpula de Podemos. Puritito psoe.  (14 de diciembre)
  •  Siempre que leo en el muro de algún errejonista confeso algún tipo de discurso de denuncia social y política, pienso lo mismo: están haciéndose publicidad para las elecciones. No puedo evitarlo. Ni tengo mucho interés en ello tampoco, claro. El errejonismo es una máquina de guerra reflotacional, un dispositivo bien engrasado para reciclar cualquier demanda social en una sarta de lugares comunes. Consiguen convertir cualquier discurso en un discurso hueco.
    De Laclau, también me parece que se han olvidado pronto, ahora que lo que quieren "estrechar lazos con la social-democracia". El populismo pretendió ser una alternativa fuerte de la izquierda frente a la deflación post-moderna de los discursos emancipatorios. Sobre todo del marxismo. Ello podía haber supuesto erigir un neofundamentalismo. Y daba la impresión de que iba a ser así dada la brutal visceralidad con la que estos sujetos se han empleado desde Vistalegre I y hasta la investidura de Rajoy contra todo lo que oliera a discrepancia, calumniando a diestra y, sobre todo, a siniestra contra cualquier posición disidente de la suya, intentando apresarla en la categoría enmudecedora de la izquierda identitaria, poniendo a todos los que no acataban su mando bajo la muy neoliberal etiqueta de loosers.
    Pero no. El ala derecha de Podemos -los errejonistas- lo que han erigido no es un neofundamentalismo sino un vulgar simulacro de antagonismo para usos electorales espurios y transitorios que creen poder reciclar cada vez.
    Principios han demostrado no tener... A ver si, al menos, tienen un final. Me extrañaría, he de decir, porque si no tienen un pacto de no agresión postcongresual con el pablismo, Iglesias, que les ha seguido el juego como un cabestro durante dos años, mostraría haber tenido la visión política de un mosquito. Y mi primera hipótesis sigue siendo esa: que este es un antagonismo fingido más para conseguir un lugar en la agenda, por la vía del montaje periodístico y el infoentretenimiento sentimentaloide para hacerse un hueco en los medios que de otro modo no tendrían ni de coña. Veremos. (16 de diciembre) 
  •  La imagen puede contener: textoSoy un desastre para todo lo que tenga que ver con las cuestiones burocráticas y organizativas. Sobre todo con las que tengan además un trasfondo numérico (cuantitativo, estadístico, contable, proporcional, etc.). Por eso pido ayuda para entender este gráfico que han puesto a circular la candidatura errejonista Podemos Recuperar la Ilusión para desacreditar el sistema de Echenique. Mi duda es la siguiente: Estos gráficos que se ven presuponen necesariamente las listas plancha, ¿me equivoco? Es decir, hasta donde yo he podido entender el sistema de Echenique está orientado a beneficiar a los candidatos individuales en función del la prioridad que el propio votante les dé en su propia lista confeccionada a partir de nombre singulares que puedan estar o no integrados en listas colectivas bajo la especie de candidaturas. Por tanto, si la gente vota así, no tiene ningún sentido este gráfico según el cual parece que se vayan a votar exclusivamente listas cerradas como las elecciones institucionales. O sea -y de verdad que no tengo ninguna seguridad de estar en lo cierto- que de ser lo que yo digo, se trataría de una manipulación de tomo y lomo. Simplemente, me sorprende que lo digan ahora los que en Vistalegre I fueron ardientes defensores de las listas plancha. Tengo buenos amigos en facebook que saben un montón de sistemas electorales y agradecería que me aclararan la cuestión. Gracias de antemano....— me siento confundido.
  •  ¿Por qué los máximos ideólogos de las listas plancha en 2014 y meses siguientes son ahora los que abogan por un sistema proporcional? Y sobre todo, ¿por qué parece que haya un férreo pacto de olvido para no recordárselo? Ayer dije que Podemos se había convertido en una máquina de reflotamiento y ahuecamiento discursivo. Hoy añado que es ante todo un partido mordaza. El principal objetivo de la cúpula parece ser silenciar cualquier debate auténtico, taponar cualquier poro por el que pudiera colarse un mísero ápice de verdad en el discurso político.

    (Otro comentario extra-agendístico (la agenda en Podemos la establece la cúpula, jamás la gente) y que por ello pasará por facebook sin pena ni gloria. Cosas que NO pasan)

    #entradascandidatasapocoslikesporqueestánanatemizadasdelaagendavistalegrina2017 
    17 de diciembre.


  • Pues yo reivindico el papel y a mucha honra. Soy un resentido con el Podemos vistalegrino. Todo lo que sea tragarse los resentimientos es volver a caer en el pacto del olvido post-franquista. Si las emociones son un factor a revalorizar en política, cuando un proceso político se ha basado en el engaño, la traición a las reglas del juego y el vaciamiento de toda eficacia en la praxis emancipatoria, el re-sentimiento es un sentimiento muy noble. E xcluir el resentimiento de la agenda no me parece el procedimiento. Hay que afrontarlo, no silenciarlo.Eso creo yo, al menos.
    #entradascandidatasapocoslikesporqueestánanatemizadasdelaagendavistalegrina2017
    17 de diciembre.
  • ¿Por qué digo que el Podemos vistalegrino es una máquina de reflotación –en el sentido laclausiano de los significantes flotantes- y de ahuecamiento discursivo, esto es, justo todo lo contrario de lo que debería ser un dispositivo contra-hegemónico de detección de significantes vacíos? Pues porque el “discurso político” –tal y como lo entiende la politología dominante, esto es, como una ristra de enunciados temáticamente conectados por el ítem convencional denominado “política”- de Podemos no ha inventado absolutamente nada en el orden ni de la teoría ni de la praxis emancipatorias, que es lo peor que se puede decir de un dispositivo político que se autoproclamó novedoso. Todo su “discurso político” ha sido una apropiación de la koiné activista antiglobalización de los 90 hasta acá: feminismos, políticas sociales -RBU, por ejemplo-, asamblearismo, etc. Lo que sucede es que al pasarlos por el filtro del populismo –paradigma supuestamente antagónico del activismo inmanentista antiglobalización de corte negriano- quedan devueltos a la opinión pública en forma de “programa”, de recetario para la mercadotecnia electoral.
    Se me puede decir que el 15M ya fue eso: una vuelta a la agenda informativa y a la opinión pública de las luchas contra la globalización capitalista desde la caída del Muro de Berlín. Pero al incardinarse en máquina comunicativo-burocrática de un partido férreamente jerarquizado, verticalizado y centralizado, volvieron con el efecto narcótico-electoral (de privilegio del representante sobre el representado), de adormecimiento de una población a la que se volvió a intentar convencer de que la democracia puede ser subsumida íntegramente en la re-presentación, esto es, a la que la volvió a imponer el papel de juez pasivo de la opinión pública que es la mejor manera de excluirla de la acción colectiva común.

    #entradascandidatasapocoslikesporqueestánanatemizadasdelaagendavistalegrina2017  17 de diciembre.


  • Yo, tras algunas consultas a expertos, sigo pensando que el sistema Borda o Dowdall está muy bien. Lo joden las listas plancha. Pero se suprime la posibilidad y ya está. No digo las listas, por supuesto. Digo la posibilidad del click único que fue lo que arrasó Vistalegre I. Desde mi ignorancia, lo veo así. Funcionó en la primarias de las plataformas municipalistas perfectamente. ¿Que soy un paleto y un ingenuo por decir esto? Pues es posible, pero alguien tenía que decirle al rey que va desnudo. Esto es, alguien tendría que decir a los errejonistas de la ilusión que tras defender las planchas en Vistalegre no tienen fuerza moral para oponerse a nada ahora. 17 de diciembre
  •  Todos los debates precongresuales en Podemos están siendo reducidos a cábalas sobre sistemas electorales precisamente con el fin de que no se introduzca en su agenda ninguna invención política auténtica. La multitud está confinada al televoto. De pensar –qué dar a votar- se encargan exclusivamente los jefes, porque si no la máquina de reflotación -de cauterización de cualquier posibilidad de subversión política- peligraría. Y, además, es muy conveniente que no entendamos los debates porque tienen un carácter técnico-burocrático que los hace inaccesibles. No es un error, no es un fallo. Es una estrategia neoliberal de desempoderamiento del "inscrito" que acaba enclaustrado como una mónada televotante y completamente dependiente del líder y de los representantes. Es una maniobra de exclusión burocrática muy del gusto neoliberal que sacraliza el poder de los expertos. 18 de diciembre.
  • El populista es un sujeto cartesiano, unidimensional, puntual, hobbesiano. Es un espabilao, vamos. Nos hace falta una subjetividad multitudinaria, fractal, irreductible al racionalismo lineal. Me ha encantado este ladrillo en ese muro. 18 de diciembre
  • ¿En serio el ala derecha de Podemos sigue defendiendo, en su concepción ajedrecística de la política, que el entendimiento con la socialdemocracia es esencial?¿En un país en el que la socialdemocracia está representada por un partido que está canonizando a Susana Díaz? ¿Qué nos evitaría sospechar, si dicen eso, que en cualquier momento puedan empezar a vendernos la moto de que es imprescindible pactar con el PP por el bien de España? Pregunto. Porque moral y políticamente la diferencia es menos que mínima ¿no? Ni separando moral y política, como ellos han defendido siempre, se sostiene la cosa. ¿Verdad que no? Como lo de defender un sistema de voto proporcional ahora que ven sus sillitas en peligro: es como prohibir el jaque mate para prosperar en unas tablas eternas. Les pone eso del tiempo "homogéneo y vacío" de la socialdemocracia. Se comprende. 18 de diciembre.
  • Ya he decidido qué sistema de votación quiero. PODEMOS EN MOVIMIENTO://participa.podemos.info #VotaConsultaVistalegre2 
    • No es que el sorteo no me convenza en términos generales, que habría mucho de que hablar. Es que en una organización en la que los círculos han sido vilmente laminados no le veo, ahora mismo, sentido.
    • El problema en el Podemos actual es entre quién sorteas...
    •  Yo he acometido lo que los psicoanalistas llaman un pasaje al acto: he votado para no seguir pensando en qué votar.
    • Para haber sorteo debe haber estructura militante. Y en Podemos, lo único que hay ahora es televoto, telecracia y nula estructura.
    • Y quién crees que va a apuntar una legión de "voluntarios" si no son las propias familias pre-constituidas? Sin círculos, el sorteo es, a efectos prácticos, duplicar las listas oficiales.
    • Serían sepultados, creo yo, por la avalancha de fieles a los bandos. Vamos, si hubiera una estructura no exclusivamente telecrática, yo vería muy bien el sorteísmo.
    • Ya, pero entre voluntarios. Insisto: esos voluntarios saldrían al final, en la actual estructura, de las filas de los adeptos a las familias y a las listas. El problema es que no veo la forma de demostrar esto que digo empíricamente. Pero un voluntario entre los inscritos es un tele-voluntario que no tiene un espacio donde pulsar lo empírico fuera de las consignas de las cúpulas de los bloques que lo mediatizarían completamente.
    • En el contexto actual, no veo que el sorteísmo pueda hacer la diferencia. Por eso he votado al que creía que más oportunidades tenía de ganar al paulo-errejonismo, sin dejar de apreciar mucho vuestra propuesta.
    • (Todo lo anterior son comentarios sobre el sorteísmo en una conversación con varios amigos, que podéis consultar aquí: https://www.facebook.com/joseantonio.palaoerrando/posts/1208001679292383?comment_id=1208008062625078)
  •  Llevo toda la semana criticando que Podemos está siendo víctima del fetichismo burocrático y democraticista, como llevé la anterior diciendo que “cualquier contenido supuestamente político” esgrimido por errejonistas (sobre todo) y/o pablistas no eran sino una cortina de humo para no tratar el auténtico problema de Podemos que es el organizativo. La cuestión es que igual alguien lee aquí una contradicción porque asume que hablar de sistemas electorales es hablar de la estructura de la organización. Y no.
    Creo que nadie que yo haya leído trata mejor el problema del fetichismo sufragista que Comité Invisible en “A nuestros amigos” cuando critican el asamblearismo con lúcido sarcasmo. Sus ritos, su exigencia burocrática, su ausencia absoluta de invención e innovación, sepultada por la compulsión a votar como solución ante cualquier conflicto. Como dicen acertadamente “Sólo hace falta saber que de una asamblea no puede salir algo distinto a lo que ya se encuentra en ella. Si reunimos a miles de desconocidos que no comparten nada fuera del hecho de estar ahí, sobre la misma plaza, no hace falta esperar que lo que salga de ahí sea algo más de lo que su separación autoriza”. En efecto, en toda cháchara habita el significante amo, el ideal, no en el sentido habitual de la palabra, sino en el freudiano: aquello que aplasta al sujeto por medio del superyó. Por eso toda habladuría acaba siendo conservadora. “Cuñadista” para que se me entienda, porque el “cuñadismo” no es sino intentar hacer pasar por personal un tópico social y público.
    Pues bien, la cúpula de Podemos, que se ha cansado de clamar contra los viejos militantes, parece estar llena de viejos activistas con su pulsión burocrática intacta. Los sistemas de votación se pueden perfeccionar infinitamente, pero no van a suplir el componente organizativo común, cotidiano. La representación es imprescindible. Negar el sufragio es el viejo recurso fascista cada vez que la democracia se escapaba de las manos del capitalismo. Así nos lo ha mostrado cruentamente el siglo pasado.
    El sufragio es imprescindible en la democracia, pero no es autosuficiente. Si, además, hacemos pasar todos los dejes asamblearísticos por un sistema telecrático de votación como el de Podemos, donde los S1 campan a sus anchas, pues se vota lo que se ha visto por la tele, esto es, en la tertulia y el antagonismo amañados en difusión, que se convierten en la única fuente de información para el televotante confinado en la posición del prisionero en su famoso dilema, en una posición aislada y anisotópica con el espacio en el que se toman las decisiones. El inscrito en Podemos es un televotante, un televidente, la antonimia de un ser pensante.
    Podemos no puede ser una máquina de guerra electoral. Una máquina electoral es el patrimonio de cháchara elevado a su máxima potencia. Antes al contrario, una máquina anticapitalista eficaz es una máquina de pensamiento. Lo común es una invención, nunca una reduplicación de la opinión vulgar, porque a ésta siempre la dominan los amos. Pensar es más imprescindible, si cabe, tras el ocaso del meta-relato moderno precisamente porque la razón se ha revelado insuficiente al devenir esencialmente instrumental. Hay que interpretar lo existente para poder hacer advenir lo nuevo porque lo existente es el statu quo, el poder, pero también es y debe ser resistencia al poder. Lo radical es una invención sustentada en estas prácticas de resistencia. No se trata de tener fe en el ser humano –el humanismo es una ideología como cualquier otra- sino en la palabra y su capacidad de agujerear lo real. Eso es el materialismo.
    El agora voting, completamente signada por las listas planchas y la telecracia, somete toda decisión a la comunicación como campo único de enunciación. Y, qué cosas, de suprimir el voto en un solo click, que es lo que absolutiza las listas y las convierte en lugar de en una orientación en un absoluto opresor, parece que no quiere hablar nadie. El formalismo militante de Podemos, restado el componente habermasiano del formalismo deliberativo, es una auténtica masacre de lo común a manos del representativismo absoluto del núcleo difusión (broadcaster) que parece que, por una especie de transusbstanciación, por una vía mántica y oracular, ha accedido a la carne y la sangre del pueblo. Y pueden así espetar eslóganes, mantras, hechizos y programas, porque sus enunciados vienen avalados por la lengua de fuego que pende de sus cabezas.
    Nos hace falta un sujeto multitud que se resista a la unidimensionalidad del sujeto cartesiano y sus mañas de reducción hermenéutica. Hemos de atravesar la estructura en la que un significante representa a un sujeto para otro significante a un tipo de representación que no sea colonizable por el liderazgo mesiánico ni se conforme con la votación como única vía de acción democrática, con la ficción asambleística de estar representándose a sí mismo en un montaje sufragístico, esto es, de estar encarnando íntegramente al ideal gracias a los rituales, como se infatúa un fariseo con su goce de la conciencia. 18 de diciembre.
  • Yo sigo pensando que la unidad es un ideal burgués que, como todos los ideales burgueses, ha sido exacerbado por el neoliberalismo. No creo que una victoria popular provenga de una mítica unidad previa, sino al contrario. Provendrá de la sedimentación de un sentido común multitudinario que sea capaz de expulsar de su seno como a un parásito infeccioso toda unidad constituida como instancia competitiva que privilegie sus intereses particulares (colectivos y privados) en contra del bien común. No creo que se me pueda motejar de idealista por ello. Es fácil de observar que todos los avances sociales de las últimas décadas (las luchas de género, las ecologistas, etc. ) se han conseguido por impregnación, por perseverancia y resistencia ante el sentido común conservador, y no por un enfrentamiento determinante entre bloques antagónicos. Dicho sea de paso, los goles que ha ido marcando el neoliberalismo han seguido el mismo método. Cuando más ha avanzado el neoliberalismo como ideología ha sido contra gobiernos supuestamente progresistas, es decir, en posición de derrota electoral. Así bajo Zapatero o bajo Obama. La confrontación política (sobre todo la electoral) es una parte del proceso, pero no la única ni la nuclear digan los núcleos irradiadores lo que digan. 18 de diciembre.

 

  • Otros asuntos.

  • La operación del @PSOE para exaltar a @susanadiaz como candidata y cercenar las primarias es el mayor escándalo político que he visto jamás.17 de diciembre.
  •  La calle no es más real que la red, en mi humilde opinión. Sobre todo si la constituimos como espacio público, esto es, como sede de un espectáculo demostrativo. Lo subversivo en convertirla en el espacio del común, no de del(o) público. Un espacio para ser habitado y no para ser mirado. Para hacer y no sólo para declarar.... Un espacio enunciación y no sólo enunciado. ¿Cómo se hace eso? Lo habremos de inventar....17 de diciembre.
  • Viendo un anuncio de una colonia para hombres llamada "Bad". La droga emblemática, radical y esencial en el neoliberalismo (entendido más como época que como ideología particular) no es la cocaína, ni la meta-anfetamina, ni ninguna droga de diseño. Es la adrenalina, la droga fálica por excelencia. Y no la tenemos que adquirir con dinero: la llevamos dentro, como al diablo los poseídos. Por eso, el heteropatriarcado, en los tiempos actuales, se vive como una adicción, no como una estructura antropológica o como una ideología o como una estructura simplemente opresiva. Nos consumimos a nosotros mismos. Como el goce fálico, desde posiciones distintas, concierne tanto a hombres como a mujeres. Hay diferencia, pero no hay exterior. Toda lucha anti-heteropatriarcal debe partir de construirle a la adrenalina un afuera. Una contra-biopolítica no tiene más opción que construir un exterior. Me ha parecido entender. 18 de diciembre.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y texto
La interculturalidad capitalista es lo que tiene.
Fan. Completamente fan. El yo íntimo de mi generación expresado con una contundencia sin límites.