jueves, 30 de junio de 2016

Los errores son siempre del Otro... (algunos comentarios postelectorales).

 Las elecciones, los votantes y la culpa.

  • Esto puede ser una metida de pata, porque no hay más que datos de un sondeo, pero lo dejo como una sensación instantánea, que es lo que es. ¡Qué jodido lo tiene el Psoe! Si pacta con UP, se disuelve. Si pacta con C's y PP se hace el haraquiri. Pienso que este es el primer acto serio de su acta de defunción. Y leyendo desde hoy la historia reciente de España tengo la sensación de que el Psoe ha sido un experimento de funambulismo, de equlibrio precario, desde hace 39 años. Un partido sin alma, sin Historia reciente (antifranquista, quiero decir) que encontró su fortuna en un régimen en el que supo adaptarse. No lo siento en absoluto. El Psoe ha sido durante cuarenta años la historia de una impostura, de una traición constante al pueblo de España, en todas sus variedades. El mérito, haber aguantado cuatro décadas. C's, que era otra mascarada no ha durado ni un año, porque ése sí, como partido de trepas, está muerto y bien muerto. 30 escaños son muy poquitos para colocar a tantos arrimados y arrimadas como tienen en sus riveras. El juego de palabras es deleznable, pero a ver quién se resiste, en este momento, a un buen chiste malo.

    (Si los resultados reales me desmienten, pues rectifico y ya está. Es un sentimiento político no un juicio político) (26 de junio, a eso de las 8 de la tarde)
  •  Luego, rectifiqué, por supuesto, e hice otro comentario, que acabó convirtiéndose en este artículo: Un bucle infernal.
  • Lo errores siempre son del Otro... por eso atribuírselos al otro (con minúscula) es miserable. Me explico. Decía Lacan que "el deseo es el deseo del Otro" Cierto. Mientras los grandes intelectuales de su generación (de Foucault a Derrida, pasando por Deleuze y hasta Sartre) partían del axioma de que lo que es del Otro es el poder, Lacan sostuvo contracorriente y con un valor realmente inexplicable que lo que era del Otro era el deseo. O sea, que aquello que es causa de nuestro ser en el mundo y del despligue de nuestro estar arrojados a la existencia, nos era íntimamente ajeno (extimidad, es el significante que acuñó después, para nombrar esta relación del ser que habla con el objeto causa de su deseo). La terrible "lex freudiana", -mucho más radical que la kantiana, que se quedaba en la intención- nos exige, sin embargo, hacernos cargo, ser los máximos responsables de esta absoluta alteridad del desear. Como decía Jacques-Alain Miller: ”No quise esto” no vale la absolución. Sí, lo que hiciste, o que resulta de lo que hiciste, lo quisiste, porque lo que quisiste no lo sabes. Te lo enseñan las consecuencias. El hombre está condenado a no saber más que a posteriori lo que quiso. La ética de la intención es buena chica, hace del sujeto siempre un inocente (...). El Inconsciente quiere una moral más viril: no podrás considerarte liberado de las consecuencias involuntarias de tu tontería. Hay más cosas en tu voluntad y en tu corazón, Horacio, de lo que soñó tu filosofía (id est la filosofía de todo el mundo). (...) El Inconsciente quiere decir: tus intenciones amables, tus ideas que son tus prostitutas, todo eso es un disfraz, una façade, dice Freud (en francés en el texto). Son las consecuencias las que pesan, y de las que tú eres responsable. Descifra tu Inconsciente (imperativo ético), porque lo que no quisiste, lo que no sabes se recordará en tu contra. Es la dura ley de Freud, la terrible lex freudiana”.
    Bien, no paro de oír en los intelectuales orgánicos de Podemos que si la culpa fue la confluencia, de la situación internacional, etc. En sus hooligans, y esto extendido a muchos votantes del la Izquierda, que la culpa fue del pueblo que vota corruptos. Por supuesto, los hooligans dirán además, como siempre, que la culpa es de los que advirtieron(imos) que la programación de Vistalegre era el gran error porque el sistema operativo estaba lleno de agujeros de seguridad, y que la "Window" de oportunidad iba a pasar de largo.
    Bien, pongo ahora un ejemplo personal. Cuando salieron son sondeos de Sigma Dos (de éstos, como de todas las agencias de medición de la opinión, la cientificidad y el riesgo, sí que habría que pedir la dimisión, porque son las más tóxicas armas de dominación del neoliberalismo) yo en un alarde de alegría celebré haberme equivocado y lancé una invectiva contra el Psoe supuestamente sorpassado. Entiéndanme, con el apretón de vientre que llevamos algunos desde hace décadas con el sociatismo (ellos dicen que eran socialdemócratas, pero de lo que han ejercido casi siempre es de sociatas), estas encuestas israelitas tenían un efecto de relajación de los esfínteres más que notable. Advertí de que me podía equivocar, y así fue. Y así lo reconocí cuando escribí un post que luego se convirtió en columna: http://www.vlcnoticias.com/un-bucle-infernal/ . La dos líneas iniciales las borré al pasarlo al periódico, y desaparecieron cuando quité el post para sustituirlo por el artículo.
    Pero de lo que también advertía allí, era que lo que celebraba esta invectiva contra el Psoe, era la inmensa alegría de haberme equivocado en mi fuero interno, que siempre pensó que no habría tal sorpasso. Allí puse un link a un video, que acompañaba a mi rectificación y dije que lo había hecho, comiéndome las uñas, esa misma tarde, antes de saber los resultados. Que inmensa alegría en el error, que me hizo pensar que este vídeo (se puede ver nada más entrar en la columna) iría para siempre a la papelera de reciclaje de mi PC. Estaba encantado de que lo que me decía toda mi intuición y toda mi razón estuviera errado: que Vistalegre tenía techo y de sorpasso, nada.
    Llevo dos años deseando equivorcarme. Léase la última frase aquí: http://www.vlcnoticias.com/por-que-desconfio-de-pablo-iglesias/ y si apetece también los comentarios de los pistoleros salvajes, que empezaron ya ese día, culminando con ese chulesco "claro que podemos" que alguien puso cuatro meses después seguido de números evidentísimos (como las agencias de calificación y sondeos, mismamente). Me he pegado una empollada de Laclau desde entonces que no se la salta un torero. He seguido y leído a la intelligentsia de Podemos a ver si captaba de qué iba la cosa y qué me estaba perdiendo. Pero nada. Cada vez estoy más convencido de que la implementación del laclau-mouffismo no es más que una oposición interna al sistema programada por el neoliberalismo, para hacer caer a la gente en la ilusión del "sí se puede" y luego conseguir que esa misma gente odie y se subleve contra los líderes que prometieron empoderarlos, que ocultaron su impotencia.
    La imagen que dejo aquí es simplemente la prueba que no miento. Este montajillo lo hice antes de cerrarse la urnas. El error de juicio puede ser una de las grandes alegrías que te dé la vida. Pero no me es dado. Qué le vamos a hacer. Yo, desde que nació Podemos estoy en el bucle trágico, de pesadilla, de acertar contra mi voluntad. De que mi deseo -una organización que sea cauce para que la multitud encuentre su voz, y no la suplante como los partidos políticos- sea negado por la realidad como un sueño de locos, y quien tiene el poder tenga la razón. Cosas de neuróticos. O sea de votantes. De todos los votantes. (30 de junio)


  •  Lo siento, pero llevo mal el judeocristianismo de la izquierda, su goce de la culpa y el flagelo. Versión pre-electoral: la culpa la tenemos nosotros que no somos capaces de estar unidos. Versión postelectoral: la culpa la tiene la gente, que vota ladrones y no tiene conciencia. Como profetas clamando contra el pueblo de Israel porque se ha olvidado de Yaveh y adora becerros de oro. El problema es que un Dios caprichoso como el veterotestamentario (anda qué chiste Gila le hizo a Abraham, con lo del degüello de Isaac: ¡m'han matao al hijo, pero nos hemos reído más!. Luego mandó ya al suyo y la cosa acabó peor) es menos cruel que el dios ilustrado de la izquierda: La Razón. Fue la lucidez lacaniana la que vio que la estructura del imperativo categórico kantiano era la misma que la del goce metódico sadiano. Por eso, habló del tonto de izquierdas y del canalla de derechas. El colmo del racionalismo ha sido el invento hegémono-populista del uso racional de la irracionalidad. Vamos, que iban a inventar un canalla de izquierdas. Ya pero como no crees al tonto de derechas, el de derechas va a ser siempre más canalla, mujer.
    En fin, que nada de responsabilidad y mucho de culpa. La culpa no enseña, es la responsabilidad lo que hace aprender de la experiencia. Qué buenos son los padres populistas, que buenos son que nos llevan de excursión. Y que malos los niños del recreo. Hay que inventar otra cosa, o seguiremos atrapados para siempre en el bucle superyoico de izquierda. El laclausismo nos ha dejado con el mismo regusto que todas las derrotas anteriores. El mismo. Más vieja izquierda, más sabihondaenteradaconcienciadaen-elajoyséloqueteconviene. No era això companys, no era això (29 de junio)

  • Un votante no es más que un sujeto que desea que quien tiene el poder tenga la razón. Eso vale para todos los votantes: su anhelo universal de equivocarse, de que su mísera percepción particular sea desmentida por los poderosos. Da confianza, euforia, y hasta paz de espíritu. Como la cocaína. Produce adictos a votar a quien más puede o a quien te dice que sí se puede. El mecanismo es idéntico. Mucho ver la viga en los votantes del PP, pero también estaría bien que los votantes de Unidos Podemos nos diéramos cuenta de que, ante una pupila, una paja ciega igual que una viga. Los de la viga creyeron que las mentiras del PP sobre la salida de la crisis y su capacidad de mantener unida a España, eran más ciertas que las evidencias de corrupción y de que son unos sátrapas miserables sin más interés que expioliar al prójimo. Otros creyeron que Vistalegre era un buen método para ganar las elecciones, pese a que el supuesto partido estaba desmoronado en sus bases sociales. Otros, en fin, qusimos pensar que a pesar de Vistalegre, podía haber sorpasso, nos hacía creer que aquellos a los que votábamos, pese a nuestra radical discrepancia en los métodos, tenían mejor vista que nosotros. Es bueno pensar, a veces, que lo que vemos en directo puede ser más cierto que lo que nos cuentan por la tele, que el corazón aparece de verdad cuando se acallan los himnos, los anuncios, las arengas y los eslóganes. Por favor, abstencionistas, absténgase de juzgarnos. Este post es para abrir mentes -la mía la primera- no para presumir de que ya se tiene la cabeza abierta. (30 de junio)

El método populista.

  • Qué curioso que cuando el populismo no sale bien, la culpa siempre sea del pueblo.... Estoy sintiendo verdadera indignación de ver cómo algunos complacientes hooligans con la cúpula de Podemos, ahora tiran por la boquita sapos y culebras contra el pueblo que no han sabido representar. No ha habido proceso populista alguno, a ver si tomamos nota ya. Podemos no ha propiciado ninguna articulación de una multitud en un pueblo sino que ha contribuido al ensanchamiento de la izquierda fosilizada. Y la izquierda fosilizada, por mucho que le hagas una gran campaña publicitaria, tiene un techo. Ahora sabemos que son 71 diputados. Yo sigo viendo un responsable claro del descalabro de ayer. la pésima gestión por equipo de populólogos dogmáticos que lidera Pablo Iglesias. Un equipo liderado por tres secretarios generales (hubieran sido él mismo, Echenique y Teresa Rodríguez, muy probablemente), secundado por una ciudadanía que hubiera podido ejercer una auténtica influencia en el poder a través del tejido de los círculos y no una dejación constante de su empoderamiento y representación a través de la filfa-plancha del agora-voting, hubiera tenido unos resultados mucho mejores, en coalición con el resto de fuerzas de la izquierda. Esta fue la opción vilmente derrotada en Vistalegre y cuyos defensores han sido perseguidos ante la más mínima crítica o advertencia con técnicas de bullying por los errejonistas.
    Los pueblos pueden tener culpas porque actúan con responsabilidad y pueden ceder o no en su deseo. Pero el errejonismo bélico-maquinal no ha querido tener nunca un pueblo detrás sino un electorado. Y, lo siento, pero la práctica liberal-parlamentaria prescribe que los electorados son angélicos, que nunca tienen la culpa de nada. La culpa la tienen en las democracias capitalistas los políticos, que no han sabido "explicarse bien". Se optó por ese modelo y ha salido de pena. Lo del PP no es el núcleo del proceso de dilapidación de la herencia del 15M, sino un maldito efecto secundario. C's, por su parte, ha cumplido bien su papel que no era otro que reflotar al PP. Otra vez el puñetero efecto Anguita, como hace 20 años. Dejémonos de iluminaos que "claro que pueden" y pongámonos a trabajar en una opción populista de verdad -constituyente de un pueblo- que deje a la gente trabajar por su destino y no la obligue a depender de sátrapas del pelaje que sea y de sus trágalas. Hay que refundar Podemos o inventar ya otra cosa si el proyecto primigenio de Podemos se revela irrecuperable. (27 de junio)
  
  • ¿Habremos aprendido que el problema no era cambiar un antagonismo (izquierda/derecha) por otro (arriba/abajo) si no lanzarse a por la victoria y no a sacralizar el antagonismo como único dispositivo político, como antes se hizo con el consenso? ¿No será el populismo la programación neoliberal del antagonismo? Pregunto. Ante el fracaso de la izquierda sistémica para coagular el descontento, va y el sistema inventó otra milonga... (29 de junio)
  • Mucho se habla de la impotencia de una multitud que no se constituye como pueblo. Pero no perdamos de vista que cuando un pueblo se olvida de ser multitud, se convierte en simple vulgo. Sostener esa división es lo que nos toca. No es fácil. Es épico. No encuentro mejor explicación para lo que pasó ayer. (28 de junio) 
  
  • El error no fue la confluencia, fue Vistalegre. Todo lo demás, fichas de dominó. A partir de aquí, por lo menos hemos descubierto que la transversalidad como marketing tiene un techo. Y que con un techo de por medio no se puede ni asaltar ni llamar a la puerta de los cielos. A lo más que se puede aspirar es a dar unos escobazos para que los de arriba bajen la música. Pero así no se para la fiesta. Que siga Errejón diciendo que si los de abajo y que si los de arriba. Los de arriba cada día más arriba, los de abajo saliendo en pijama al rellano a protestar. Como metáfora, prefiero un sainete vecinal que mil metáforas espaciales, la verdad. (29 de junio)

  • Este texto tiene más de un año y supongo que al fin saldrá publicado en pocas semanas. Es un artículo más "sesudo" de lo habitual, para una revista de impacto, de esas de la universidad. Los procesos de edición con revisión ciega por pares, etc. hacen que los procesos de edición de las revistas académicas sean largos. En cuanto salga, por supuesto, lo compartiré por aquí. Pero tal día como hoy, no me resisto a copiar su último párrafo. Insisto, la primera versión era de principios de 2015. Allá va:

    "Ello no quita que el problema de una ciencia política sin atención a los media es que acaba siendo algo así como ponerse a jugar ignorando a la banca, que es quien reparte las cartas y estructura finalmente la partida. La retórica general de Laclau es una gran herramienta, pero sin tener en cuenta los procesos semióticos, textuales y mediáticos en los que esta batería de recursos deviene enunciado material y concreto puede poner a los científicos políticos a revisar continuamente sus ecuaciones a ver qué ha fallado. O a interpretar como excrementos de paloma el fondo de radiación de microondas que generó el Big Bang, por intentar aprender la lección de un notable episodio de la Historia de la Física."

    Creo que venía a cuento un día como hoy ¿no? (27 de junio)


  • Me dice alguien de relevancia en Podemos (de la mucha gente decente, que sigue habiendo en Podemos), lo siguiente:

    "Lo peor es que todo el mundo culpa a Iglesias, que no es santo de mi devoción, pero precisamente de la deriva socialdemocráta y de los corazones no tiene la culpa. hemos sido tan responsables con no airear trapos sucios que al final..."

    No deja de idignarme, tampoco, que como esta persona dice, tenga mejor prensa entre el electorado Errejón, el gran Richelieu de Podemos, que PI. (27 de junio)

  • Para la inevitable refundación de ‪#‎Podemos‬ propongo un cambio de nombre: Podéis. El político al servicio del representado, no como su líder. (30 de junio)

  • Del Bosque, dimisión. Ramos, dimisión. Morata, dimisión. Real Madrid, dimisión!!!!!! Tó dios dimisión!!!! 'Coño que día llevamos!!!! (27 de junio)

 Las imágenes.

  • Dice un psicoanalista en un grupo especializado que eso de hablar de selfies es una chorrada indigna de su alta atención (resumen sintético de su post). Contesto.
    -Un selfie no es más que la puesta en acto del célebre aforismo de Lacan "Que se diga queda olvidado tras lo que se dice en lo que se escucha" El otro día en una presentación del libro Elecciones del Sexo, e la ELP Valencia, me a atreví a parafrasearlo como "Que se muestre queda olvidado tras lo que se ve en lo que se mira". El sarcasmo es el más viejo de los recursos de cualquier ideología conservadora. Pretender ignorar que las tecnologías del selfie, del ensimismamiento (sería la traducción), son un ofrecimiento técnico del capitalismo para que el sujeto pueda forcluir su división entre entre sujeto de la enunciación y sujeto del enunciado, suena un pelín reaccionario, vetusto. Decía Mijail Bajtin: "Identificar de manera absoluta a uno mismo, al propio «yo», con el «yo» acerca del que estoy hablando, es tan imposible como levantarse uno mismo por el pelo." Y un tal Lacan: “Mejor pues que renuncie quien no pueda unir a su horizonte la subjetividad de su época. Pues ¿cómo podría hacer de su ser el eje de tantas vidas aquel que no supiese nada de la dialéctica que lo lanza con esas vidas en un movimiento simbólico? Que conozca bien la espira a la que su época lo arrastra en la obra continuada de Babel y que sepa su función de intérprete en la discordia de los lenguajes. Para las tinieblas del mundus alrededor de las cuales se enrolla la torre inmensa, que deje a la visión mística el cuidado de ver elevarse sobre un bosque eterno la serpiente podrida de la vida” Cuidadito con de qué nos reímos, porque igual nos estamos haciendo un selfie ideológico.

    -Es una forclusión del tiempo lógico: pretende fundir el instante de ver con el momento de concluir, soslayando el tiempo de comprender. Es un borrado de las huellas del sujeto.

    -Unas elecciones no son sino un selfie social. O vulgar, si se prefiere. Es el momento en que un pueblo ejerce de vulgo y se autorretrata.

  •  Reconozco que me ha costado casi dos años entrar en la pintura de Lola Tajahuerce, porque en principio se halla alejada de mi gusto, de todos los prejucios que se han ido sedimentando con eso que uno puede llamar "su formación estética" Pero ahora, desde un punto de vista
    altamente intelectual, perdóneseme el tecnicismo proveniente de mi amplia formación, he de decir que cuando veo sus pinturas, simplemente FLIPO (búsquese este vocablo en diccionarios de semiótica visual y verán qué risa).
    Es muy simple: la sensibilidad le ha ganado la partida al gusto. Si quieren otra término técnico para definir el proceso, pueden llamarlo vivir. Sí es una buena definición de lo que podría ser una experiencia auténtica: el gusto derrotado por la sensibilidad.
    Resumiendo, esta menina me parece acojonante. Me ha herido la cornea con un arco iris de filo doble. Y he visto que era bueno. Creo que lo mismo le pasó a un tal Dios Padre, cuando inventó la luz para tener un lugar en que depositar el mundo que había concebido, pero que aún no había podido imaginar. 

  • Una imagen, no lo sé. Pero dos planos, sí que valen más que mil palabras.




  •  Aunque muchas palabras habrían sido mejor que algunas imágenes.