miércoles, 25 de mayo de 2016

Venezuela.

¿Por qué a los izquierdistas, los demócratas radicales, de España, de Europa y del mundo, aunque a veces nos perturben sus formas demagógicas, sus extrañas alianzas (con Irán, por ejemplo), su desprecio del buen gusto y del respeto, nos cuesta tanto criticar o condenar al régimen venezolano, como antes nos costó siempre condenar al cubano? Parece ser que es la gran pregunta en este ambiente electoral. ¡Sres. de Podemos, condenen las violaciones de los derechos civiles en Venezuela!

Sigue aquí.