domingo, 8 de mayo de 2016

Razones para el silencio.

Supongo que a más de uno que pasara habitualmente por la sección de opinión de este periódico, por mis perfiles en las redes sociales, mi blog o por mi página Cosas de Palao le puede haber llamado la atención mi silencio y presunta pasividad de los últimos tiempos.

Una explicación, aquí.