martes, 16 de febrero de 2016

Dramatis Personae

Un rey-padre apático, perezoso, untuoso, indolente, blando, oleaginoso. Sus hijas atesoran una afecto cainita y ñoño por el padre impotente, que no cesa de exigirles pruebas de su amor. Tan contumaz con sus hijas, como hostil hacia sus hijos, de los que desconfía hasta la enfermedad. Contra él guerrea en palacio una madre-reina veleidosa, dotada de habilidades felinas, pero guarnecida con una codicia hiénida, que no cesa de hurgar en la herida purulenta de su castración exigiéndole pruebas de virilidad de las que lo sabe incapaz. Celosa de sus hijas, pérfida y desconfiada también con los vástagos de su marido.

Un primogénito sin carácter, que ha heredado todas las taras de la dinastía y se intenta levantar contra su progenitor sin tino ni fuerza, apoyado en una corte propia llena de viejos hidalgos amargados y traidores.... Continúa.