viernes, 4 de abril de 2014

Suárez

Acabo de cumplir cincuenta y dos años. Como todas las edades, ésta también tiene ‘cosicas’ que no te esperas y que la hacen distinta de otras. Ahora me he dado cuenta de que, en buena medida, mi biografía se confunde con lo que para otros es la Historia. Esto se hace muy evidente sobre todo si convives habitualmente con gente mucho más joven que tú, que se remite a hechos colectivos que tú recuerdas como parte de tu vida personal con la feroz abstracción del que los ha leído en un manual de conocimiento del medio o alguna materia por el estilo. Dadas las circunstancias se puede pensar que uno es historia o bien, yo lo prefiero, que la historia es una parte de mi vida. Y ello me autoriza a hablar de ella como lo vivido.

(Continúa en VLCNoticias)