lunes, 2 de noviembre de 2015

Del desbordamiento al bipartidismo aumentado (Apuntes sobre el Comunismo, 12)

  •  Voy a intentar ser breve sin dejar de expresar lo que pienso con la máxima sinceridad y honestidad de la que soy capaz. He estado todo el día fuera y acabo de ver y oír la reunión de Pablo Iglesias con Rajoy. Y respecto a lo que ha dicho PIT, puedo decir que concuerdo en todo. Creo que hace falta un referéndum en Catalunya y creo que yo me sumaría a pedirles a los catalanes que siguieran unidos al resto de los pueblos del Estado en un plano de igualdad en la diferencia. Creo en el derecho del pueblo catalán a decidir, a la vez que me encantaría seguir compartiendo patria con ellos. Y, ya como valenciano, cada vez más y de más cerca. Pero cada vez que concuerdo en algo con PIT, y aunque no han sido muchas –cada vez que ha buscado la centralidad del tablero, desde luego que no- sí han sido algunas, lógicamente, no puedo dejar de preguntarme: ¿qué le costaba no haber hecho la jugarreta de Vistalegre? ¿De verdad creyó que tener al lado, como secretarios generales a Urban, Teresa Rodríguez o Echenique le hubiera restado la más mínima eficacia? ¿De verdad creyó que tener círculos operativos y proactivos no hubiera sido mucho más enriquecedor y le hubiera garantizado mucha más implantación social y proyección electoral que unos Consejos Ciudadanos sumisos y una militancia cada vez más exigua y muda? ¿Qué le pasó a este hombre y a su camarilla hace ahora aproximadamente un año para incendiar la estructura que los sustentaba? Nadie le habría hecho sombra, al contrario: hubiera tenido una multitud trabajando y pensando, que se hubiera dejado dirigir por él sin necesidad de represiones y manipulaciones y le hubiera brindado una fuerza y un vigor que hoy ya no tiene. ¿Qué no sabemos? ¿Presiones desde los poderes fácticos? ¿Presiones desde el extranjero? La ambición personal no me parece explicación suficiente, desde luego. El fanatismo de sus acólitos más ramplones –los trolls y matones de las redes y los medios, que insultan anónimamente como ratas- no se lo puedo imputar a una persona que de vez en cuando da claros síntomas de su disposición a la sensatez y de una capacidad intelectual notable. Quiero que este enigma no sea desalojado. Intuyo que en mantenerlo vivo se juega parte de la posibilidad de radicalizar verdaderamente la democracia en España, de que la fuerza neoconstituyente de la multitud no muera sepultada por la inercia electoral, como no murió en 2011. Nada menos. (30 de octubre)

  •  Me da lo mismo cómo se llame, qué sistema electoral utilice, o qué diga representar. Con un 95 por cien, sólo ganan las elecciones los autócratas. Y cuando arrasas en unas primarias de esa manera sólo estás poniendo de manifiesto que has hecho un uso indigno y demagógico de la telecracia. Nadie puede competir, ni una idea ni un equipo, de una forma mínimamente digna y democrática si un candidato tiene una posición de ventaja comunicativa porque se ha hecho con el tablero, con el ámbito comunicativo como campo único de enunciación, a través de un aparato coercitivo y excluyente y los demás no. Te llames Pablo Iglesias o te llames Alberto Garzón. Las puertas giratorias son un problema para la política y un fomento de la corrupción, no lo dudo. Pero en el tejido social es tanto o más grave el problema de los políticos de pequeño nivel, profesionalizados y apesebrados, que no tienen otro oficio ni beneficio que su puestecito. Los hay en todos los partidos. En el PP y el Psoe podemos ver estos carguitos eternos en municipios, autonomías, diputaciones. Pero el problema de la izquierda es que todos sus políticos no tienen otra salida que perpetuarse, porque colocarse en una empresa energética o como directivo de la banca no está entre sus posibilidades. Pensar que todo el guirigay montado con AeC, con Unidad Popular, con La Izquierda no son más que intentos de polítiquillos de aparato por no quedarse fuera del pesebre institucional me da mucha, mucha pena. La unidad electoral es una filfa burguesa. De hecho, el político profesional de la izquieda satélite debe de tener horror a tocar el poder ejecutivo, porque tras tocar el gobierno la única opción normal para un político profesional es retirarse y ellos a lo que aspiran es a hacer de la oposición su forma de ganarse la vida, que -ésta sí- puede eternizarse. Luego, si eso ya, le echamos la culpa a la alienación de las masas de no haber ganado nunca unas elecciones. No habrá izquierda, no habrá política popular, no habrá una democracia radical mientras sigamos alimentando ese ideal de la unidad, que para los profesionales de la oposición izquierdista consiste simplemente en un loco intento por no quedarse sin su modus vivendi en forma de concejalía, escañito, diputación, o asesoría de libre designación. Y cada vez que temen quedarse fuera sacan del cajón la idea de confluencia para ver cómo pueden presionar para entrar en las listas como sea, para que parezca que no puede haber una alternativa al poder de la derecha neoliberal si no se cuenta con ellos. Podemos tenía en su destino la misión de acabar con esa pantomima del bipartidismo y la izquierda satélite. Y ha caído en todos sus defectos tan en picado como ellos. Y los de IU asustadísimos: ¿de qué vamos a vivir ahora? Mi impresión es que la ventana de oportunidad se ha cerrado. La han atrancado vilmente los que se manejan mucho mejor en cotos cerrados que en plazas abiertas. A lo mejor hay alguna forma de volver abrirla. A mí me da por pensar que la única oportunidad para ello es no perder un minuto más pensando en el 20D. Dejémoslos que pillen cacho y sigamos trabajando en una alternativa a esos que, si no cambiamos el sistema, no nos van a representar jamás, se llamen como se llamen. Ni un minuto de nuestra atención a ver si se colocan unos burócratas u otros. Cuando hace 4 años la gente gritaba ¡no nos representan! no nos referíamos a unos o a otros. Nos referíamos a todos y a su podrido modus vivendi. (28 de octubre)

     
  • Fútbol es fútbol, que decía Vujadin Boškov. Para esto ha dado la "nueva política". Me gustaría saber qué votaron hace cuatro años estas señoras. Y, de paso, qué votarán el 20D también. En tanto que no soy politólogo, y en tanto que llegué a creer que había llegado la hora de gente, es decir, de que hicieran política los ciudadanos (a no confundir con C's) y no que siguiéramos condenados a ser hinchas de los políticos profesionales como los hooligans lo son de sus clubs de fútbol, ruego se comprenda la enorme grima que me da esta foto, como ostentanción suma del simulacro de antagonismo que estos señores representan y que me parece aún más obsceno que el que han representado PP y Psoe durante los últimos 40 años. "Los Ciudadanos, claro que Podemos" puede ser el partido hegemónico del futuro cercano. Tranquilos, no pienso registrar el nombre, como se lleva ahora, para pisarle el terreno a nadie. Me da demasiado asco como para querer apropiármelo.

    "Si m'heu de fer callar
    que sigui ara,
    ara que puc dir no,
    i res teniu per a comprar-me.

    Que no vull esperar.
    Que sigui ara!
    Ara que puc sentir
    el pes de tanta basarda.

    Que no em sap cap greu
    dur la boca tancada,
    sou vosaltres qui heu fet
    del silenci paraules.

    Que no vull esperar
    que el temps rovelli l'arma,
    que no vull que la por
    tingui més temps per a guanyar-me.

    Si m'heu de fer callar
    que sigui ara,
    ara que tinc les mans
    per a canviar de guitarra."

    Esto lo decía Lluís Llach a principios de los 70. Yo he considerado que el presente es un buen momento para recordar esa no tan vieja canción. Que Tsipras y Merkel los bendigan.

    La foto la he extraído de aquí.
    Hace unos meses escribí esto. ¡Qué equivocado estaba en la superficie y qué acertado estuve en el fondo!!!! (17 de octubre de 2015)

  •  Iglesias contra Albert - Coleta Morada vs Pájaro Naranja



Apéndice (algunos recuerdos)

* "Cuando se empezó a hablar de la política de la gente decente, algunos –puede que de forma un poco precipitada- vinimos a entender que era la hora de la política para los que no sentíamos pasión ninguna por la sucia política, por el trepismo y la lucha descarnada por el poder y el dinero. Es decir, para la inmensísima mayoría, que se movilizó como nunca antes. Hacer política no significaba luchar de una forma denodadamente egoísta por encarnar la representación porque ésta iba a estar escindida de sus privilegios tradicionales, tanto durante el "mandato" como posteriormente (las puertas giratorias). Pero ya parece que lo advirtió Platón (la cita se le atribuye): "No hay nada de malo con que haya gente a la que no le gusta la política, simplemente, serán gobernados por aquellos a los que les gusta"."
10 de agosto de 2015 http://lasuficienciadeloobvio.blogspot.com.es/2015/08/podemos-la-izquierda-las-sillas-y-el.html
*"En sí mismo, el hecho de GANAR UNAS ELECCIONES NO SIRVE ABSOLUTAMENTE PARA NADA. Un pueblo jamás gana unas elecciones. Las gana un partido (una forma partido) que inmediatamente después se siente absolutamente libre para destituir al pueblo como tal y volver a tratarlo como electorado: sigo en el gobierno, estoy legitimado para hacer lo que me dé la gana. Los menores de 40 tendrán que aprenderlo. Los mayores tenemos al felipismo en la memoria. Los pocos logros progresistas del Psoe (en educación, en coberturas sociales, en sanidad) cuán fácil ha sido revocarlos para el PP, para la Troika, para el FMI.
Se acabó. El electoralismo es un puro simulacro. Si ese común no se construye, el Podemos ganar las elecciones es una pura filfa. La mayor mentira política que he oído en estos últimos tiempos, la más falaz y rastrera se enuncia diáfamente: “Claro que podemos” No era un estilo, era una ideología para someter a la multitud a lo instituido y robarle su fuerza instituyente. No está nada claro que podamos y Tsipras, con un 60% de votos, es una muestra clara de ello. Si no hay pueblo, si el pueblo vuelve a ser reducido a pura masa electoral, el poder será siempre de los mismos, que son los que controlan la trampa mortal de la representación. La lucha es otra. Y lo teníamos a huevo y nos lo están quitando de las manos. Al demonio la claridad del poder. Lo que CQP nos ha robado con Podemos es nada menos, que la posibilidad de haber creado una estructura de control, elección y revocación de quienes nos representen, radicamente arraigada (sí, es un pleonasmo, ¿y qué?) en lo social. Si no tenemos ese poder, no tenemos más que el papel mojado de los programas en manos de buitres. Tsipras no tenía un as en la manga. Pablo Iglesias no tiene ni manga ni as. Ya está bien de que nos quieran vender alucinaciones de claridad y cerebritos que se supone que saben. Todo está por pensar. Nada está claro. Ganar unas elecciones no es más que una parte, casi circunstancial, de la tarea. Ya está bien de buscar la centralidad de un tablero que no está lleno más que  de mierda. Es hora jugar a otro juego de una maldita vez. En los movimientos emancipatorios del siglo XXI hay dos grandes paradigmas: el populista y el comunista. Hacer pueblo, construir el común. Y la estupidez, la ceguera, la soberbia y la ambición de una camarilla los ha hecho incompatibles."
sábado, 11 de julio de 2015 http://lasuficienciadeloobvio.blogspot.com.es/2015/07/ahora-en-comun-sin-olvido-ni-perdon.html

  * "Fue entrar en un determinado grupo de facebook afín a AeC y darme cuenta de que el planteamiento de mis dos últimas entradas de blog apoyando a AeC iba a ser duramente reprimido. Cuando haces dos preguntas, y te tratan de troll e invitan a irte unos supuestos guardianes de la ortodoxia, diciendo que te leas el manifiesto AeC como si fueran las tablas de la ley, la única forma de demostrar que no lo eres es hacer mutis por el foro. Y sí, hay gente que me lee y no creo que nadie me crea a pies juntillas -soy muy difícil de creer a pies juntillas, porque siempre pongo la lógica y la verdad, al menos como yo las percibo, por delante de la coherencia y eso no hace acólitos- y si llevo unos días atrayendo a la gente a AeC me siento en la obligación de que sepan que lo que he visto cuando he entrado en uno de sus grupos de Facebook no me ha gustado un pelo. No se trata de un espacio discursivo libre y constructivo sino de un espacio que tiene un núcleo promotor -todos los núcleos promotores/irradiadores tienen motivaciones y objetivos poco claros- que buscan masa crítica. En fin, el error básico que se intentaba -que yo al menos intentaba- combatir.
    Si hay algo que detesto más que un político profesional es un político amateur. Tiene la misma alma que el otro, pero mucho menos oficio.
Vuelvo, como tantas veces, a Lacan: Un discurso es siempre adormecedor, salvo cuando uno no lo comprende — entonces despierta.  Yo no concibo un despertar sin un cierto jaleo, sin una cierta algarabía, sin un incierto desconcierto. Lo que debemos procurar es que esa algarabía no nos pille como esclavos solitarios de la pulsión cobijada bajo la figura de un líder, de una cúpula o de una doctrina mortífera. El ruido de la multitud despertando no debe confiarse a un amo."
15 de julio de 2015 http://lasuficienciadeloobvio.blogspot.com.es/2015/07/ahora-en-comun-grecia-y-la-hermeneutica.html

(He preferido seguir un orden lógico que cronológico en la selección de los extractos... Los he colgado a cuenta de mi post anterior en mi muro: https://www.facebook.com/joseantonio.palaoerrando/posts/918862328206321)