sábado, 4 de febrero de 2017

Trumpografía

Parece que Donald Trump está consiguiendo algo impensable. Y no me refiero a poner a todas las élites mediáticas y políticas, a la izquierda y a la derecha, a tirios y a troyanos, de acuerdo en descalificarle y declararle persona non grata. Ha conseguido algo todavía más difícil: poner a USA en el mapa de la etnografía neocolonial. Me explico. Los Estados Unidos en particular y el mundo anglosajón en general han sido los suministradores de teoría, epistemología e ideología para el resto del mundo, convirtiéndose en la subjetividad dominante y convirtiendo a todo el resto del mundo en objeto de sus prácticas y sus discursos. Por el lado neoliberal la cosa es conocida mundialmente: los grandes organismos económicos, con el FMI a la cabeza, pero también la grandes agencias de rating que dicen qué sí y qué no. Y por ende, toda la elaboración intelectual y académica, que está siendo engullida por el discurso neoliberal, también depende de forma directa de estas agencias que te dicen dónde publicar y dónde no y que sacralizan el inglés, el vehículo ideológico esencial del neoliberalismo, como única lengua científica. Si quieres acceder a la dignidad de sujeto e incoar un discurso sobre el mundo ha de ser en la koiné que impone el amo. Puedes decir lo que quieras, pero en inglés.  Así, la ciencia, el arte, la política y el conocimiento social pasan por aro de la evaluación por pares ciegos y los anglo-parlantes nativos tienen una ventaja indudable. De ahí, que el sujeto sea anglo y el mundo no anglo sea el objeto.
Parece que la clave del conocimiento neoliberal sea la practicidad, una especie de neo-utilitarismo que reputa como marginal toda investigación no aplicada, no abocada a ese campo mítico que es la transferencia del conocimiento al mercado, esto es, a la factoría del bien ciudadano. Pero no es así. A lo que teme más que nada la cosmovisión neoliberal es a la aporía, al callejón sin salida del conocimiento. Esto es, el mayor horror del neopositivista neoliberal es quedarse parado......


Continúa aquí (por favor, si te apetece compartir el texto, hazlo desde el periódico. Hay botones para todas las redes sociales. ¡Gracias!)