viernes, 4 de septiembre de 2015

Sí, queremos meterlos en nuestra casa

Yo no sé si los inmigrantes musulmanes ponen en peligro la Cristiandad europea. Si fuera así, igual habría que extenderles la alfombra roja de la bienvenida. El cristianismo es una religión, allá cada cual. Pero la Cristiandad fue un régimen político bárbaro y totalitario, como lo es el ISIS.  La diferencia no es banal. Ahora bien, de lo que sí estoy seguro es que alguien que da muestras de paletismo y tosquedad como las que da Víktor Orbán, xenófobo y defensor de la pena de muerte, pone en peligro la cultura democrática europea. Como un Fernández Díaz, por ejemplo, al que tan erectas le gustan las vallas y tan flácidas las puertas de su despacho en el Ministerio. Gente así rebaja el nivel de la política al de la barbarie y la superstición.... Continúa.