viernes, 11 de septiembre de 2015

Tácticas geopolíticas

Consigues que un país con valor económico y/o geoestratégico se convierta en tu enemigo y consigues que tu opinión pública lo considere detestable. Para combatirlo, fomentas y financias a un enemigo de tu enemigo más odioso aún que tu enemigo. Dejas a tu enemigo a merced de su enemigo, más odioso aún para tu opinión pública, que el Estado al que combate, es decir, con un nivel prácticamente cero de legitimidad. Cuando el enemigo de tu enemigo triunfa sobre tu enemigo, declaras que es execrable y que, al no tener legitimidad ninguna, no hay problema en actuar directamente sobre él y no fiar la acción a enemigos interpuestos. Invades el país y te haces con sus riquezas y con su posición geoestratégica. Y vuelta a empezar.

Continúa aquí