sábado, 20 de mayo de 2017

Sí se puede aunque no esté claro: sobre el 15M y su supuesta derrota

“Como todos los soñadores, confundí el desencanto con la verdad”. Jean-Paul Sartre.


El año pasado aún hubo algunas, pero este año no he visto conmemoración alguna del 15M. Parece que la trama –del bus, a la moción de censura– la está copando toda y no queda atención para más. Yo, que jamás he considerado que el optimismo fuera precisamente uno de mis defectos, al poner algún comentario al respecto en las redes sociales me he encontrado con desoladas invectivas como respuesta. Aquello fue un engaño y un fracaso, dicen algunos que se lo creyeron en su momento, mientras que estalinistas (paleo-marxistas, sí se prefiere), socialdemócratas del aparato (sociatas me vale también) y algunos activistas que provienen de la parte más tosca e integrista del anarco-individualismo se hinchaban como pavos reales, presumiendo de aquello que ya postularon entonces, a saber, que el 15M estuvo promovido pcor la CIA para desarticular a la peligrosísima y eficacísima vetusta izquierda de los 30 años anteriores.