sábado, 6 de agosto de 2016

De cuñadeos y de irresponsabilidades políticas

Supongamos que cuñadeo un poco y me pongo en la piel del otro. El otro radical para mí es el españolito de derechas (todos los que no se manifiestan de izquierdas en el más amplio sentido del término) y que está nervioso porque no hay modo de que se forme un gobierno. Bueno, yo cogería en un aparte a mi amado Rey D. Felipe y le instaría a enganchar de las solapas a ese cabestro irresponsable que es Rajoy, el máximo obstáculo a la política institucional hoy por hoy, y le conminaría a presentarse a la investidura o a largarse a su casa. Ya. Rajoy, desde los patrones morales y paradigmas de ese “mi otro” se está comportando como un niñato irresponsable, sin duda. Y digo bien, los de ese “mi otro”, porque a mi “yo mismo” con mi mecanismo se la recantifnla que haya gobierno central o no.
A partir de aquí, dos reflexiones: Continúa.